Navegando entre Literatura VII. Sobre la Tierra y el Tiempo…

“Quién es de la tierra, de la tierra siente y de la tierra habla”

(Pedro de Lorenzo).

Hacía ya bastante tiempo que no escribía sobre algunas de mis últimas lecturas. Hoy me ha parecido un buen día para hacerlo, puesto que he estado reflexionando sobre el concepto de nuestra tierra” y la evolución de la misma.

Nada mejor que leer y conocer diversas opiniones para poder formar la propia, de ahí la importancia de la literatura y la cultura en general como fuente para la creación del espíritu crítico de las personas.

Mi tierra es Castilla y Léon, una región olvidada por las Administraciones y sumida en un letargo social que hace de ella,- aunque no nos guste reconocerlo-, un territorio triste, abandonado y anclado en tiempos pasados, no siempre mejores.

Varios autores castellanoleoneses han reflexionado sobre la región, desde los regionalistas u ochentayochistas adoptados por estas tierras como Antonio Machado (Campos de Castilla). De finales del siglo XIX principios del XX debo destacar el papel de Julio Senador Gómez con obras tan importantes comos “La canción del Duero. Arte de hacer naciones y de deshacerlas”. Así también, autores contemporáneos como los ya fallecidos Avelino Hernández (Donde la Vieja Castilla se Acaba: Soria, Aún queda sol en las bardas)  Justo Alejo (Prosa Errante) Ramón Carnicer (Gracia y desgracias de Castilla la vieja, Donde las Hurdes se llaman Cabrera) y J.A Gaya Nuño (El Santero de San Saturio). O los más conocidos como Luis Mateo Diez (Relato de Babia) y Julio Llamazares (Cuaderno del Duero, El Río del Olvido).

Es difícil encontrar libros de estos autores. Los interesados por esos temas generalmente debemos recurrir a las librerías de antiguo o la búsqueda online de libros de segunda mano; pues la mayoría se encuentran descatalogados, quizá por el poco interés que suscitan en el público general  y como consecuencia del enfoque comercial de la mayoría de las editoriales.

En esta ocasión me referiré a tres autores cuyas obras han marcado un antes y un después en mi razonamiento sobre la región castellanoleonesa.

SERGIO DEL MOLINO. LA ESPAÑA VACÍA.

Aunque el autor del ya muy conocido ensayo “La España Vacía” no es castellanoleonés de nacimiento, si lo es de origen y quizá este fue uno de los motivos que le hizo reflexionar sobre el estado de abandono de una parte importante de nuestro país.

Se trata de un ensayo ameno en que el autor reflexiona sobre el punto de partida, las posibles causas y las actuales consecuencias de la despoblación de los núcleos rurales en el marco geográfico que él ha llamado la España vacía

A través de varios ejemplos locales acompañados de un contexto literario, musical o cinematográfico expresa su sentir sobre la relación entre la España olvidada (mucho mayor en términos de extensión geográfica) y la otra España, urbana y “exitosa”.

Su obra me dio mucho que pensar, incluso me di cuenta de algunos comportamientos un tanto egoístas que tenemos especialmente los habitantes de la urbe, como por ejemplo hablar de esta España olvidada sin darles la palabra a aquellos que la habitan. 

De la misma manera que no comparto algunas de las críticas que muestra hacia algunas soluciones propuestas (como las vinculadas a la cultura y el turismo) si lo hago con algunas conclusiones como el sentido de los barrios y el espíritu que en ellos se respira, siendo “pequeños pueblos” construidos dentro de las ciudades para poder solventar una carencia habitacional y comunal del sentir de una parte de la población.

Ésta me parece una obra fundamental, no solo por su contenido sino porque marca el inicio de un debate que no debe desaparecer: el problema de la despoblación rural en España.

AVELINO HERNÁNDEZ:

Fue un escritor soriano comprometido con la región, que comprendió que el valor, la educación y el respeto eran fundamentales para la superveniencia de esta nuestra tierra.

Escribió muchos cuentos, dicen que para niños, pero yo creo que para todos los públicos. De éstos me gustaría destacar “El Valle del Infierno” ,“Silvestrito” y “Una vez había un pueblo” en los que narra como es la vida en los pueblos, en concreto en el suyo: Valdegeña. Lo hace mostrando la sabiduría y los valores que están inmersos en el mundo rural.

Además de leer sus cuentos aconsejo al visita a Valdegeña, es un maravilla.

20170326_144043

Valdegeña (Soria). Fragua del Herrero Víctor (“El Valle del Infierno”)

DONDE LA VIEJA CASTILLA SE ACABA: SORIA

“Donde la vieja Castilla se acaba es, más que un libro, una declaración de amor, una introspección poética, un recorrido por una tierra que es más que eso, una exaltación, en fin, de todo lo que la literatura tiene de misterioso y emocionante.(…)” Estas son las palabras de su amigo Julio Llamazares, escritas en la nueva edición que debemos agradecer a Rimpego. 

En esta obra, el escritor soriano nos muestra una guía de la provincia de lo más completo. Pero no se trata de una muestra de monumentos y lugares de interés, sino que va más allá: nos adentra en la vida de los enclaves, enseñándonos a sus gentes, sus costumbres, las leyendas y todo lo que conforma la esencia de un lugar que un día estuvo repleto de vida y que hoy cae en el mayor olvido institucional.

También da lugar a críticas constructivas siempre desde el respeto, la empatía y atendiendo al contexto para poder ofrecer soluciones. Avelino Hernández hace que nos enamoremos de Soria y sus gentes a través de un relato lleno de admiración, amor y valentía al no sentirse derrotado en la lucha por la supervicencia de su tierra.

EL AQUILINÓN: 

Siempre vinculado a su pueblo y a la provincia de Soria, aunque no siempre valorado por ello, en esta ocasión narra las hazañas de Aquilino Periañez “Aquilinon”, un socarrón que a través de sus enseñanzas existenciales y sus vivencias, no solo nos saca miles de sonrisas, sino que también nos da lecciones de vida. Narrado desde el más absoluto respeto y cercanía hace que nosotros también nos convirtamos en amigos del gran Aquilino.

20170326_143137

Vista de Valdegeña, pueblo de Avelino Hernández, desde la iglesia.

BLAS PAJARERO Y FÉLIX CUADRADO LOMAS. RETAZOS DE TOROZOS.

“Retazos de Torozos” ha sido uno de los regalos más especiales que he recibido, especialmente porque me lo hizo una gran compañera y está dedicado por uno de sus autores. Pero también por el detalle que lleva inmerso: un libro que habla de la tierra, escrito por vallisoletanos, en que el prólogo lo escribió un soriano y el epílogo un zamorano. ¡Gracias amiga!

Se trata de una obra reeditada en 1980  que consta del prólogo en inicio censurado (1967) de J.A Gaya Nuño, el publicado en la primera edición (manuscrito) y el epílogo del zamorano Justo Alejo.  Dedicado a los muertos en Torozos (con el significado oculto que conlleva esta dedicatoria para poder superar la dictadura franquista), escrito por Blas Pajarero y acompañado de los retazos del artista Félix Cuadrado Lomas.

En el libro se narra y describe desde un punto de vista social, crítico, etnológico y humano la vida en la zona de los Montes Torozos (provincia de Valladolid). En los textos de Blas Pajarero, a medio camino entre la prosa y la poesía, se respira un aire pletórico de orgullo, valoración y defensa de la tierra, pero con un espíritu crítico que se muestra necesario para asegurar la pervivencia de la región. Es además, un ensalzamiento a la agricultura y los quehaceres populares.

Los dibujos de Cuadrado Lomas acompañan cada capítulo expresando aquellos sentimientos donde las palabras no llegan.

Sin duda, esta gran obra es un compromiso con el mundo rural, en especial de la provincia de Valladolid y extensible a toda la comunidad.

20170917_193430

Dibujo del artista Félix Cuadrado Lomas “el maestro” en “Retazos de Torozos”.

 

Me encanta leer obras de autores comprometidos, que siempre escriben desde el respeto y la admiración. Pero también me enfada al darme cuenta de que nada ha cambiado. Y me entristece al comprobar que estos autores a penas son, no ya valorados, sino conocidos por la mayoría de los castellanoleoneses.

Todos gritaron de desesperación por salvar pasado, presente y futuro de la región, para terminar olvidados en los rincones de algunas librerías excepcionales. Incluso muchos murieron fuera de la tierra por la que tanto lucharon.

Quizá haya esperanza en “repensarCastilla y León, como diría Avelino Hernández.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Publicado en Historia, Literatura, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

De Amicitia

De los bienes que la sabiduría procura para la felicidad de una vida entera, el mayor con mucho es la adquisición de la amistad.

                                                                                                                             Epicuro

Llevo varios días experimentando distintos sentimientos sin saber explicar ninguno de ellos. Parece que ahora empiezan a surgir las palabras.

Siempre se ha dicho que los amigos son la familia que se elige... sin duda, es una verdad innegable. Reflexionando me he dado cuenta de que hay uniones entre personas que van más allá de la fuerza de la consanguinidad, pues aunque son una opción, el vínculo se expande a todos los niveles emocionales.

Desde niños sentimos la necesidad de relacionarnos y hacer amigos, entendiéndolos como aquellos semejantes con los que nos divertimos y de los que esperamos perdurabilidad, algo que no va a cambiar con los años. Lo que si cambian son los enfados, pues evolucionan de ser por motivos meramente superficiales, a convertirse en el centro de nuestros problemas durante la adolescencia y de los que rehuimos en la madurez.

A pesar del paso de los años los valores que uno espera de la amistad son respeto, tolerancia, honestidad, empatía, junto a ellos la capacidad de evasión, apoyo mutuo, confianza, serenidad y divertimento. Así, un amigo es aquella persona que aparece en tu vida súbitamente, con la que desarrollas nuevos lazos y a la que quieres de una manera muchas veces inexplicable con sus defectos y fortalezas.

De este modo aparecen, perduran y son eternos. Los primeros de la infancia y adolescencia, los universitarios, los que emergen y sientes como de toda la vida, aquellos a los que no siempre puedes ver pero sabes que están ahí , los que no esperabas. De todos ellos solicitas y les ofreces comprensión pese a la disparidad. Son necesarios siempre, en los malos momentos para hacerlos buenos, en los buenos para hacerlos mejores. Te recuerdan con pequeños actos que no estás solo y los celebras a cada momento.

Cuando dejas de lado las diferencias e incluso aprendes de ellas te das cuenta de la grandeza de este bien. 

La amistad surge en el instante en que antepones su bien porque también es el tuyo sin suponer ni verlo como un sacrificio, o cuando aceptas sus errores como los propios. 

Cuando los valoras como una parte de ti, entonces, solo entonces, habrás adquirido la felicidad para una vida entera. 

A los amigos hay que agradecerlos y cuidarlos cada día, ciertamente son un tesoro. De hecho, todavía no puedo explicar cómo alguien espontaneo en tu vida consigue hacerte feliz con entregas que no va a pedir de vuelta, perdonándote, apoyándote hasta el final sin juzgar o simplemente regalándote su tiempo.

De nuevo, me faltan las palabras. Parece que no siempre expreso lo que quiero decir, así que lo mejor será abreviar. Gracias amigos.

 

20934771_1262517300527378_3672181193362481188_o

Siguiendo los pasos de la amistad sé que nunca me perderé.

 

 

Fotografía: Histórica Cultura

 

Publicado en Opinión | Etiquetado , , | Deja un comentario

Despoblados. Vea

“- Comprenderá usted, alcalde… Hay un trasvase de gentes de los medios rurales a los industriales…, sobra un elevado porcentaje…, asistimos a una transformación de las estructuras…, no intente retenerlos…, se le irán aún más vecinos… en el Plan está previsto…

El alcalde volvió al pueblo entendiendo algo más del Desarrollo, pero ¡el valle!...”

(Blas Pajarero. 1967. Retazos de Torozos)

       Continuando con las reflexiones sobre despoblados, en esta ocasión me centraré en la provincia de Soria, parte de la España Vacía por ser una de las zonas menos pobladas de España y Europa. Así mismo, la comarca de Tierras Altas es una de las que posee menor densidad de población.

      Vea era un pequeño pueblo inmerso en Tierras Altas. Pertenecía al municipio de San Pedro Manrique y como éste su fundamento económico eran la ganadería ovina y la agricultura. Rodeado de grandes escarpes rocosos, junto al río Linares, el camino a Vea era muy utilizado por la cantidad de molinos situados en las margenes del río.

IMG_20170507_130804_722

Río Linares

Hacia los años sesenta del siglo XX el pueblo quedó totalmente despoblado debido a los cambios económicos que se estaban produciendo, a lo que se añadía su difícil acceso. El auge de la industria y la implantación de los “polos de Desarrollo” en 1959 provocaron el éxodo masivo del mundo rural al urbano, dejando en el olvido, al margen del “Desarrollo” a centenares de pueblos españoles.

Para llegar a Vea hay que dejar el coche en San Pedro Manrique y bajar hasta el río Linares. Junto a unas instalaciones ganaderas comienza la ruta, señalizada con las balizas amarillas y blancas. Hay que tener en cuenta siempre que debemos seguir el cauce y mantener el río a nuestra derecha, puesto que hay un cruce mal señalizado que nos puede llevar a coger el camino equivocado.

La senda está marcada y el recorrido es sencillo, sin a penas desnivel. Son unos 14km ida y vuelta en los que se pueden divisar varios tipos de paisajes, desde abruptas rocas hasta zonas con abundante vegetación. Durante la mayor parte de la ruta podemos escuchar el murmullo del río y ampliar el horizonte hacia las montañas colindantes de esta comarca de Tierras Altas.

Es de destacar la forma de herradura que se da en la roca y como los pobladores de Vea supieron adaptar el camino, haciéndolo fácilmente transitable.

20170506_120129

IMG_20170516_165050_330

Tras unos 6 km divisamos los tejados de Vea al fondo, encaramados en la ladera de la montaña. Para acceder al pueblo primero hay que bajar a la orilla del río y cruzarlo, con un poco de cuidado de piedra en piedra. En el camino de subida al núcleo rural al principio parece que no hay nada, incluso la vegetación se ha comido la senda por la falta de uso.

Al final, entre árboles y matorrales aparece Vea. Sus casas, la iglesia, las terrazas que la forman mediante las cuales adaptaron cultivos y viviendas.  Hay muchas zonas inaccesibles, completamente entregadas a la espesura.

En momentos como este compruebas cómo la naturaleza recupera lo que era suyo. Tras años de trabajo y existencia los pobladores de Vea edificaron su hogar, su medio de vida, mientras pensaban que todo aquello no tendría fecha de caducidad. Construyeron para la eternidad. Sin embargo, llegó el día del abandono y la naturaleza recuperó lo que le pertenecía.

IMG_20170506_220323_275

Ruinas de la iglesia de Vea

IMG_20170511_220033_155

Restos de una vivienda en Vea.

Todavía hoy se pueden apreciar los materiales de construcción, viviendas hechas de piedra y ladrillo, con varias estancias e incluso de dos alturas.

Es una verdadera pena que no se pueda recorrer sin peligro la mayor parte del pueblo, y sería precioso volver a recuperar sus calles y caminos, aquellos que un día abandonaron por siempre, para mostrar a la naturaleza que aún quedan memoria y valores, que aún no puede adueñarse completamente de lo que un día fue un pueblo lleno de vida. 

IMG_20170509_133400_201

 

 

 

Los lugares son especiales por las personas con que se visitan. Gracias por enseñarme este lugar mamá 🙂

 

Fotografías: Histórica Cultura.

Publicado en Historia, Opinión, Viajes y turismo cultural | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Despoblados. Lagüelles.

En una Europa homogénea y muy poblada, la España vacía es una experiencia inigualable. Paisajes extremos y desnudos, desiertos, montañas áridas, pueblos imposibles y la pregunta constante: quién vive ahí y por qué. Cómo han soportado, siglo tras siglo, el aislamiento, el sol, el polvo, la desidia, las sequías e incluso el hambre”.
(La España Vacía. Sergio del Molino).

   Quizá por esa pregunta me fascina la Historia y dentro de ella la del mundo rural. Supongo que esas inquietudes son las que le llevan a una a caminar en busca de respuestas, añadido a la necesidad de valorar y proteger lo que un día fue para poder aprender siempre de ello.

      En este tiempo en el que, por suerte, se habla de la “España vacía” me gustaría hacer una reflexión sobre algunos de los despoblados que conozco y las impresiones que me produjeron. Con sentimientos comunes como la nostalgia, la tristeza y el valor. Empezaré por Lagüelles.

     Lagüelles era un pueblecito de la provincia de León anclado en el Valle del río Luna. Dedicado a la ganadería y al cultivo, pues era una zona muy fértil. Tendría unos doscientos habitantes y una extensión parecida a los más de diez núcleos que formaban el valle. En 1956 todos quedaron bajo el agua del llamado “Embalse de Barrios de Luna”. 

   Lagüelles era el pueblo de mi bisabuela y desde pequeña me preguntaba cómo era posible que alguien pudiera echar a las gentes de sus casas para inundarlo después. No lo entendía antes y no lo entiendo ahora.

IMG_20170124_203812_825

IMG_20170327_170043_157

Embalse de los Barrios de Luna (León)

        Sus ruinas se pueden divisar desde la carretea que va a Babia puesto que durante todo el año se puede ver la espadaña de la iglesia. La mejor época para visitar el pueblo que un día fue, es de agosto a octubre, cuando el embalse está más bajo. El acceso es muy sencillo, hay que dejar el coche antes de llegar al puente de Abelgas de Luna, a la izquierda veremos un camino forestal y solo hay que seguirlo. La ruta es muy sencilla, sin desnivel y podemos ir divisando la inmensidad de este embalse e imaginar el valle que era.

20160824_180808

20160824_174311

         El trayecto son unos 7km ida y vuelta. Llegaremos a Lagüelles una vez nos hayamos encontrado una cabaña a nuestra izquierda, junto a ella ya podemos escuchar al río Luna, lo seguimos y allí aparecerá la soledad, la ruina y la desmemoria.

       Cruzando el río se accede a la iglesia y desde allí se puede caminar entre las casas, por los caminos, hasta donde nos lo permite el agua.

     Cuando llegué no sabía qué pensar ni qué sentir, fueron los días siguientes, recapacitando sobre los visto, cuando realmente me di cuenta de la dimensión de este encuentro.

20160824_175850

Lagüelles

20160824_180133

         Son ruinas de hogares que todavía conservan sus paredes con  mucha dignidad, incluso se puede apreciar el tipo de construcción característico. No se percibe ni un ruido de la carretera, a penas se escuchan los pájaros.

Éstos no son “pueblos fantasma“, no dan miedo como muchos dicen, solo producen nostalgia, tristeza y respeto a las gentes que un día la habitaron. Este pueblo no se despobló, pese al título del artículo, lo destruyeron. Arrancaron a las familias de sus hogares para inundar sus casas por unos intereses que ahora no voy a comentar.

        Es curioso como en la página web de la Confederación Hidrográfica del Duero no se menciona nada de estos pueblos, su historia no importa. A cambio se ofertan actividades relacionadas con la naturaleza: ” se ha generado una creciente actividad recreativa, como la contemplación del paisaje, actividades y pesca deportiva, deportes náuticos, caza, baño y senderismo, etc. En definitiva, un creciente negocio turístico, con dos campings…”.

        Así es el comportamiento del ser humano, que irrumpe destrozando la naturaleza y un modo de vida que gira en torno a ella, para moldearla a su gusto y generar “actividad recreativa” sin recordar que lo hay debajo. Una verdadera pena.

       Es importante conocer estos lugares, visitarlos y asegurar el acceso. Solo así comprenderemos las consecuencias de la destrucción y la desidia. Ojalá se crease una red de rutas de senderismo que nos permita comprender la realidad que hay bajo muchos embalses españoles.

IMG_20160921_001933

 

Fotografías: Historicacultura.com

 

Publicado en Historia, Opinión, Viajes y turismo cultural | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Valientes

“Dejadme la esperanza” cantaba Miguel Hernández en Canción Última. Este debe ser el grito en la que ahora llamamos “La España vacía“. Una España de valientes que han decidido seguir pese a la adversidad y que han hecho del arraigo su ancla a la tierra.

Por suerte, en los medios se está dando visibilidad a un tema vital como es la despoblación del mundo rural en nuestro país. Digo vital porque lo que produce el campo se consume en la ciudad, algo que parecen olvidar las Administraciones. Desde hace ya mucho tiempo percibimos el avance de la despoblación, sin embargo hasta que el problema no se ha convertido en algo llamativo, por el hecho de que aumentan los pueblos vacíos, pocos se habían molestado en dar voz a aquellos a los que nadie quiere oír.

Ahora que ya no hay marcha atrás, ahora que los pueblos se mueren, cuando empieza a ser demasiado tarde, es cuando decidimos empezar a hacer congresos, encuentros, artículos y estudios sobre la crisis en el mundo rural. Nunca es tarde, pero la herida es profunda.

15800035_1129480033831375_5541660748196155949_o

Sarnago (Soria). Fotografía: Histórica Cultura.

Por otra parte, es muy fácil juzgar y mostrar puntos de vista desde la ciudad, con nuestras infraestructuras básicas, centros de salud, escuelas, cines, museos… pero eso no es realista. Para tomar conciencia realmente hay que ver y vivir lo que los pobladores rurales sienten y piensan. Hay que buscar soluciones, pero no solo desde el núcleo urbano en las sillas de las universidades, sino en los pueblos, con sus moradores. Sin ellos no hay alternativa.

Yo tengo mi propia teoría, tan inválida como la de muchos otros, de por qué está sucediendo todo esto y de qué es consecuencia. Creo que se acrecienta a partir de los años 70, con la  pura inmersión en el sistema capitalista imperante en Occidente, consecuencia de la política de polos de desarrollo, y por el ansia de cambio e inmersión a una “sociedad más urbana y avanzada”. Puede que sea una tontería como otra cualquiera, pero en los momentos de mayor crisis humanitaria de nuestro país, el autoconsumo fue el salvoconducto de muchas poblaciones. En muchas zonas el cultivo de huerta y el ganado permitieron la supervivencia de muchas familias, ya bien entrado el siglo XX. Posteriormente esto se convertiría en símbolo de pobreza y atraso.

Por otro lado, hay una idea vigente e impuesta no sé muy desde donde, de que las gentes de los pueblos son paletas, conservadoras y machistas. Podríamos poner varios ejemplos de esa pervivencia en el mundo rural, pero también hay muchos otros que muestran lo contrario, pues como en la ciudad hay de todo, y casi siempre fruto de la educación.

Pero estas divagaciones son lo de menos, lo realmente importante es preguntar a los habitantes de los pueblos qué piensan de este problema y cómo creen que se puede solucionar. La verdad es que suelen ser muy pesimistas. Yo solo puedo poner el ejemplo de mi pueblo (comarca de Babia en León) puesto que lo he hablado en varias ocasiones con sus aborígenes. Estas son sus conclusiones: “el problema no es tanto atraer población, sino que no se vayan”, ese es el principal pensamiento tras la pregunta que se hacen cada día: ¿por qué la gente huye?.

Saben que se van por la falta de trabajo, a lo que sabiamente responden “si vinieran a los pueblos no se pasaría hambre, aquí hay tierra para cultivar y tener animales”. He visto los campos verdes, ahora solo veo el abandono por parte de sus propietarios. ¿ Qué estamos perdiendo además de población?, si el campo provee a la ciudad ¿de dónde salen los suministros? sabemos la respuesta aunque no nos guste: agricultura y ganadería intensivas, deforestación, importaciones, insostenibilidad al fin y al cabo.

También están muy decepcionados. En España tenemos la costumbre de ir al pueblo a veranear, pero  los núcleos rurales nunca podrán vivir solo del verano. Con razón, uno de los habitantes de Villasecino (Léon) dice que “es muy fácil venir al pueblo en verano, los hijos se han vuelto muy cómodos y para nada se molestan en calentar las casas en invierno, esquivar la nieve o huir del entretenimiento urbano para evitar el frío”.

A la pregunta ¿qué opináis del turismo rural? responden que a ellos eso “no les influye para nada”. “Los turistas traen la compra de las tiendas de la ciudad, apenas prueban la gastronomía local y no conocen a sus gentes”. Hacen senderismo y demás, pero no se impregnan de sus valores. Toman un café en el bar y se vuelven a la casa como si nos les importase realmente donde están. Es totalmente entendible que cuando se les presentan soluciones ligadas al turismo sean escépticos.

Además está el lado más “económico”. Hay quién dice y yo lo creo, que no interesa para nada que se siga viviendo en los pueblos, pues allí no hay tanta necesidad de consumo, no precisan pasar los sábados en el centro comercial ni comprar tantos productos innecesarios. El consumismo atroz no tiene cabida en estos espacios.

Creo que  hay soluciones ligadas a la Cultura. Entendiendo ésta como la síntesis de valores, tradiciones, patrimonio y paisaje (natural y de transformación humana). Pero no podemos establecer el antídoto sin contar con los principales afectados, aquellos valientes que deciden luchar y quedarse en la tierra que los vio nacer, a costa de perder calidad de vida en lo referente a servicios básicos (una simple carretera) y humanos, pues la soledad es el peor castigo para aquellos que realmente merecen un premio.

Por supuesto que la Administración pública tiene la máxima obligación a la hora de evitar la despoblación facilitando carreteras, escuelas, centros culturales y de salud, acceso a internet etc. pero todos, absolutamente todos los españoles somos los responsables de la desaparición del mundo rural al desechar los valores que de allí provienen y de los que venimos todos.

Los cobardes somos los que huimos del “mundanal silencio” para adentrarnos en una vida más fácil que nos hace olvidar lo que realmente somos.

A todos los valientes que permanecen en nuestros pueblos pese a la adversidad.

Pintada, no vacía:

pintada está mi casa

del color de las grandes

pasiones y desgracias.

(Miguel Hernández)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Lucha por la Memoria

      Cuando comencé con la investigación en Memoria Histórica sentí una ilusión indescriptible porque me di cuenta de que podía devolver la dignidad a aquellas personas a las que les fue arrebatada.

         Los primeros días, cuando intentaba buscar a la familia de Bernabé para que se pudieran trasladar sus restos al que había sido su pueblo, no imaginaba que fuera a indagar en el pasado de mi propia familia. Ahora no sé por qué no lo hice antes.

        Trabajar a contracorriente es muy difícil pero también fuerza a uno a ser más persistente y a no rendirse, pues la memoria no es algo que deba dejarse en el cajón de proyectos inacabados. Digo a contracorriente porque la legislación vigente en este país no permite, es más, dificulta, la investigación histórica referente a la Guerra Civil y el Franquismo. La documentación que ha sobrevivido a esta etapa se almacena en unos archivos escasos de personal que no dan abasto para estudiarlos y atender las peticiones de los usuarios.

picsart_11-14-11-40-55

Ruinas del antiguo pueblo de Lagüelles (León). Fotografía: Historicacultura

      Hacer este tipo de trabajo también supone chocar frontalmente con unas ideas premeditadamente innatas a la mayoría de la población, que resentida por el miedo pasado y presente, prefiere el olvido y el silencio. La Historia sin Memoria queda incompleta y supone un trabajo de titanes conseguir la colaboración de familiares o vecinos. Una puede indagar en los documentos, pero sin colaboración no puede conocer a la persona que fue. No puedo devolver la Memoria si se fuerza al olvido.

         Pero no todo está perdido, y ahí reside el valor principal de aquellos que dedican su tiempo al pasado, a un pasado que es presente porque pide justicia. Hay esperanza en cada consulta hecha a un Archivo en el que responden con amabilidad y empatía,  en instituciones como el servicio que ofrece el Gobierno Vasco “Paz y convivencia. Memoria Histórica”, o en cada publicación que realizan los historiadores sabiendo que su campo de trabajo todavía está aflorando y que muchas veces es rechazado por aquellos a los que va dirigido, los ciudadanos.

           Ya no hay vuelta atrás, solo queda mirar al futuro y luchar por la memoria de aquellos que lo hicieron antes que nosotros.

img_20161120_214131

Cuando la Libertad es el mejor regalo solo se puede escribir con mayúsculas.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Navegando entre Literatura VI… viajes al pasado.

         Los libros no son solo hojas almacenadas en estanterías, son historias que una vez leídas permanecen en nuestra memoria. Incluso para los amantes de la Literatura, aquellos libros que no hemos leído nos transmiten serenidad cada vez que los miramos, pues sabemos que grandes aventuras nos esperan tras sus páginas. Es una sensación que solo comprendemos aquellos que nos emocionamos al ver una gran librería o al entrar en una biblioteca.

         Las lecturas que os presento en esta ocasión son muy especiales para mi, pues algunas ocupan un lugar destacado en mi biblioteca. Encontraréis varias novelas históricas, ensayo y libros de viajes.

La voz dormida (Dulce Chacón):

        Esta novela fue un regalo de cumpleaños que sabía sería muy especial. Esperé unos días antes de leerlo por esta razón, no quería que el final llegase tan pronto, pues a veces terminar un buen libro provoca tristeza.

          “A los que se vieron obligados a guardar silencio”, esta es la dedicatoria de Dulce Chacón. Sobran las aclaraciones. Lloré con cada capítulo, pues la autora consigue que el lector se convierta en cada uno de sus personajes. Se trata de una Historia con mayúsculas porque aunque es novela y eso significa ficción, tiene un trasfondo histórico que fundamenta todo el relato.

            Dulce Chacón recopiló Memoria e Historia para escribir este libro. Desde el principio nos deja claro que uno de los personajes centrales va a morir. No necesita dar más rodeos, la realidad es muy dura y no hay porque esconderlo.

            La novela comienza y se centra en una cárcel de mujeres durante el franquismo. Detrás de cada presa se esconde una historia de honor, valor y dignidad. Mediante capítulos cortos pero intensos realiza una contextualización histórica brillante, añadiendo a las historias personales un contexto sociopolítico completo.

           Como en otras ocasiones no desvelaré más aspectos sobre la trama, pues son los lectores los que deben descubrirlos. Sin embargo, no puedo terminar este artículo sin reconocer el alto valor de esta novela para la Memoria Histórica y en especial para la Historia de las Mujeres durante el franquismo. Con este precioso y duro libro, Dulce Chacón siembra la semilla al respecto y al reconocimiento de una Memoria enterrada y silenciada en este país.

dulce_chacon

Dulce Chacón. In Memoriam. Fotografía: http://www.ciudaddemujeres.com/

 

Las legiones malditas (Santiago Posteguillo):

        Se trata de la segunda parte de la trilogía de Escipión “Africanus”. Continuando el relato y su fidelidad histórica sin olvidar que se trata de novela, Santiago Posteguillo consigue atraparnos en la historia de uno de los mejores generales de la República Romana.

         Nos ayuda para la comprensión todo el contexto sociopolítico de la Historia Antigua de Roma que realiza, así como la introducción de personajes no tan secundarios como el literato Plauto.

     En este segundo capítulo llegamos a uno de los sucesos más importantes de las Guerras Púnicas, la batalla de Zama. Es curioso porque el autor consigue lo que los historiadores siempre deberíamos tener en cuenta: no posicionarnos nunca y mirar la Historia desde la distancia, siempre de manera objetiva. Digo esto porque el lector parece decantarse por Escipión y Anibal a la vez, algo que podría resultar antagónico y que es muestra a su vez de máximo respeto a ambos personajes.

       Siempre aconsejo leer a Santiago Posteguillo porque realiza una difusión de la Historia que muchos historiadores no hacen, pues es necesario valorarla y acercarla a todos los públicos.

Aquí viven leones (Fernando Savater y Sara Torres):

     En mi opinión, Fernando Savater es uno de los mejores difusores de la Filosofía en nuestro país. Lo supe desde que en el instituto leí “Ética para Amador”. Consigue acercar a todos los públicos esta ciencia tan necesaria y tristemente olvidada en la actualidad. Sin embargo, este libro es distinto a los demás que he podido leer. En este caso se trata de un libro de “viaje a las guaridas de los grandes escritores” como se indica en la portada.

     Junto a su mujer viaja a los espacios donde los grandes escritores que mencionan realizaron sus vidas y sus obras maestras. No se trata de una recopilación biográfica de grandes autores, sino un punto de vista diferente en el que se destaca el medio humano y geográfico que los rodeó, así como algunas impresiones personales.

    Cada capítulo habla de un autor y en ellos se incluyen mapas y fotografías. Todos los episodios del libro son estupendos, pero sí me gustaría destacar los referidos a Valle Inclán, Flaubert, Poe, Shakespeare y Leopardi, quizá por una predilección personal 😉

      Es maravilloso el respeto y la admiración que ambos autores sienten hacía los grandes escritores, algo que creo será común en todos sus lectores, que recibimos sus libros con entusiasmo. Al finalizar cada capítulo lo que más le apetece a una es leer la obra de cada autor y planificar varios viajes 🙂

Donde las Hurdes se llaman Cabrera (Ramón Carnicer):

       Libro editado en 1964 con un precioso prólogo de Julio Llamazares en la nueva reedición que se hizo en 2012:

“En estos tiempos de literatura efímera, de novelas de usar y tirar como si fueran periódicos o envoltorios, de relatos de entretenimiento sin más objetivo que este, recuperar un texto que conmocionó en su día a toda una sociedad lectora como lo hicieran otros aparecidos  también en la misma época (…) es una muestra de valentía editorial (…) que los lectores de siempre agradecemos infinitamente” (Julio Llamazares).

Y así es…

     Gracias a un gran amigo que conoce mis valores y gustos literarios, me acerqué a la obra de Ramón Carnicer. Éste realizó un viaje a La Cabrera (León) en 1962 y escribió sus experiencias y valoraciones en esta obra maestra de los libros de viajes. Si bien es cierto, yo la encuadraría a su vez como un estudio etnográfico de esta comarca leonesa.

      El relato se fundamenta en una descripción de los pueblos y caminos que recorre, así como de sus gentes y modos de vida. Lo acompaña de valoraciones personales y congruencias, siempre con un rico lenguaje completo con jerga popular que nos hace adentrarnos completamente en el mundo rural leones hacia 1960.

       Aquellos amantes de la gran Literatura, la Historia, Etnología y los viajes no deben dejar de leer estar obra de Ramón Carnicer. Con él damos cada uno de sus pasos, recapacitamos sobre la dureza del modo de vida de las gentes del mundo rural, en este caso de la Cabrera, valoramos los aspectos realmente importantes de la vida y respetamos la Memoria más que nunca.

      Por último, aconsejo, para quienes lean la reedición de 2012, que lean la “Advertencia” que hace el autor en 1985, al finalizar el libro. Entonces no dejarán de recapacitar.

694304_1

Fotografías originales del autor para su libro “Donde las Hurdes se llaman Cabrera”. Fotografía: diariodeleon.es

 

Los caminos del Esla (Juan Pedro Aparicio y José María Merino):

      Nadie mejor que Sabino Ordás en el prólogo para describir esta gran obra enmarcada dentro de los libros de viajes:

Es este libro de viajes un periplo sencillo y maravilloso a la vez, a través del tiempo: del León anterior a si mismo al León actual, lo que vale lo mismo que decir del Astura al Esla, de Asturia a León” (Sabino Ordás, 1979).

      El mismo gran amigo (¡Gracias!), leonés, me acercó a este libro que viajes. Los autores recorren  el Esla (Astura) desde sus fuentes en León hasta su desembocadura en el río Duero, ya en la provincia de Zamora. Como el recorrido es muy extenso, su viaje se prolonga durante varios días en los que siguen al principal río de la provincia de León y gran proveedor de agua del Duero.

     Mediante capítulos cortos, estructurados por comarcas, pueblos o hitos del camino, nos muestran los lugares que visitan, cómo es el patrimonio rural o las penosas condiciones en que se encuentra, como es el modo de vida de sus gentes y como se posicionan en temas político-regionales o económicos como son la implantación de centrales o basureros nucleares, la construcción de embalses y la transformación de la economía del sector primario en que se asientan los pueblos de la provincia.

  A su vez, los escritores nos muestran sus pareceres y opiniones sobre lo que ven, realzando los valores del mundo rural. Comparto sus conclusiones por muy duras que sean 😦

  Se trata de una forma preciosa de acercase a la provincia de León y descubrir su esencia siguiendo al histórico río Astura o Esla.

13731536_916887651757013_4042893897345320227_n

Montaje fotográfico realizado por Historicacultura. Arriba: actual embalse de Riañi. Abajo el antiguo pueblo de Riaño (hoy bajo el embalse) que muestran los autores en “Los Caminos del Esla”.

 

Publicado en Literatura | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Diario de un 14 de abril

Era una mañana soleada y había salido a recorrer los montes cercanos junto a sus amigos. Tenía 17 años y lo único por lo que tenía que preocuparse era por aprender el oficio que le habían asignado, pasar buenos ratos con los amigos y esperar a que una chica se fijara en él. Realmente el asunto de los noviazgos todavía no le preocupaban demasiado, varios chicos del pueblo ya andaban con muchachas, pero él prefería centrarse en otros asuntos que no le llevasen tantos quebraderos de cabeza como el amor.

Se hacía la hora de comer y entre el hambre y el imaginarse las voces de sus madres a pleno pulmón desde la ventana, les hacía bajar corriendo las pendientes, algo que no les disgustaba demasiado. Las carreras por los caminos siempre eran divertidas.

Ya estaban esperando a la mesa su padre, recién llegado del trabajo en el campo, y sus hermanos pequeños. Terminado el postre, una riquísima tarta hecha con miga de pan y todo el cariño de una madre, llegó su hermano mayor porque ya había terminado su jornal. En ese momento Leo se dio cuenta de que ese no iba a ser un día cualquiera.

Su hermano mayor llegó emocionado, a penas podía hablar y respiraba agitadamente. Todos pensaron que algo malo pasaba, que no traía buenas noticias. Emilio siempre llegaba con las novedades a casa, el oficio de panadero le permitía llegar antes a los cuchicheos. Tras unos minutos cogiendo aire y regulando su respiración al fin anunció: ¡la República! ¡la República! ¡Ya ha llegado la República! 

Todos le miraban con expectación. Leo no sabía de que estaba hablando, su padre miraba el suelo con el ceño fruncido mientras a su madre se le caían los cubiertos que estaba recogiendo de la mesa. – ¡La República! ¿es qué no lo entendéis? todavía no es seguro, pero llegan noticias de que en algunas zonas del norte ya se ha proclamado ¡la República!– continuaba explicando Emilio.  -Dicen que con los votos de las grandes ciudades se ha tumbado a la monarquía, Alfonsito ya tiene que estar pensado que barco coger-, esta vez hablaba sonriendo sin parar.

5618e75b6974d

Proclamación de la II República. Fotografía: publico.es

Nadie decía nada. Leo sabía que su hermano siempre estaba hablando de temas raros, que si la democracia, que si más libertad, que ya era hora de que cambiase este país… a él todo eso le sonaba a chino, pues en un pequeño pueblo de la montaña leonesa parecía que esos temas carecían de interés.

A su madre no le gustaban mucho los trajines que Emilio se traía con sus amigos, algunos del pueblo y otros de los alrededores. Esas reuniones, los problemas que tenía con muchos alcaldes, viajar cada día para encontrarse con más chicos críticos como él; todo hacía que para su madre aquella proclamación fuese incómoda. Los cambios no eran buenos, mejor dejarlo todo como estaba. Carolina tenía miedo. El amor de una madre es superior a cualquier otro pero también el miedo por los hijos, lo que hizo que no pudiera evitar echarse a llorar por el temor a lo que pudiera pasar.

Nadie decía nada. Los hermanos callaban, el padre miraba al suelo, la madre lloraba. Entonces Emilio abrazó a su madre y le dijo: – esto que acabo de anunciaros es una gran noticia, por fin llega el progreso a este país, a partir de ahora todo nos va a ir mucho mejor. Carolina asintió y le sirvió un plato de sopa.

El centro de todas las miradas era su hermano mayor y Leo no sabía muy bien porque. Si, había traído nuevas noticias, pero ¿qué significaban?. Emilio para él siempre había sido un referente, así que se limitó a mirarle indicando que si él decía que aquellas novedades iban a ser buenas, entonces él confiaba. Sus pensamientos recibieron respuesta: – no os preocupéis, os lo explicaré con detalle. A partir de hoy todo va a cambiar, pero tenéis que estar contentos.

Fueron cinco años de leves cambios. Su hermano tenía razón, el progreso se palpaba incluso en su pequeño pueblo: llegaban nuevos maestros, se compraron libros para la biblioteca de las escuelas, el trabajo no faltaba, aunque en los pueblos vecinos de las cuencas mineras el ambiente era más agitado.

republica

Maestra y alumnas. Fotografía: elpais.com

Aprendía de política y a pensar por si mismo, a hacerse preguntas y a saber que dudar era lo correcto. Las mujeres podían votar y se sentían aires de independencia, las muchachas del pueblo sabían que lo importante ya no era encontrar marido.

Salvatierra-II-republica-12

Mujeres en la manifestación por la proclamación de la II República. Fotografía: salvatierra-agurain.es

En enero de 1935, recién cumplidos los 21 años, los quintos fueron a buscar a Leo para acudir juntos a la mili. No estaba muy preocupado, pues su hermano le había dicho que todo iría bien, solo tendría que estar unos años, haría grandes amigos, serviría a la República y pronto volvería al pueblo hecho todo un hombre.

Jamás regresó.

 

 

Publicado en Literatura, Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Navegando entre Literatura V… entre historias y paisajes.

“El paisaje es memoria. Más allá de sus límites, el paisaje sostiene las huellas del pasado, reconstruye recuerdos, proyecta en las miradas las sombras de otro tiempo que sólo existe ya como reflejo de sí mismo en la memoria del viajero o del que, simplemente, sigue fiel a ese paisaje”.   Julio Llamazares, El río del olvido.

Hacía ya tiempo que no escribía sobre mis últimas lecturas. Como siempre alterno antiguas y nuevas publicaciones, pues la Literatura no entiende de tiempos, es eterna. Es curioso, pero me he aficionado a la Literatura de viajes, ¡quién me lo iba a decir!, sin olvidarme de la novela como no podía ser de otro modo.

El río del olvido. Julio Llamazares.

Se trata de un libro de viajes en el que el autor, ya conocido por todos 🙂 , relata su experiencia recorriendo el río de su infancia, el Curueño (León). Es una reflexión sobre el paisaje, los recuerdos, el modo de vida tradicional, un “estudio sociológico” sobre las gentes del lugar, y el goce de conocer sus raíces.

Julio Llamazares realiza el viaje solo, en contacto con la naturaleza, la cultura y la singularidad de sus gentes, que le muestran la historia de los pueblos por los que va pasando siguiendo el curso del río.

Esta vez la narración se realiza en tercera persona, refiriéndose en todo momento al “viajero”.  La descripción es inmejorable y hace que el lector pueda visualizar desde la lectura los paisaje que va detallando el autor ¡una maravilla!.

No solo recomiendo la lectura de “El río del olvido” sino que también aconsejo visitar todos los pueblos de los que con tanta pasión habla Julio Llamazares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

                    Rio Curueño en Pardesivil. Fotografía: http://www.mancomunidadcurueno.com/

Atlas de la España imaginaria. Julio Llamazares.

En este libro se recopilan los textos y las fotografías que se publicaron en el Magazine de La Vanguardia. Merecen una mención especial las ilustraciones y las fotografías que acompañan a la narración.

En el imaginario español existen lugares que han llegado hasta nosotros a través de dichos y frases hechas (“Estás en Babia”, “Por los cerros de Úbeda” etc) que muchas veces no se sabe de donde vienen, si de la Literatura, la leyenda o la costumbre. De eso se encarga Julio Llamazares, de explicarnos no solo el origen de la expresión, sino también y sobre todo de relatarnos como son esos lugares realmente, sus gentes, sus tierras. Con su estilo personal describe Fuente Obejuna, Pinto y Valdemoro, Jauja, Insula Barataria y las narraciones que personalmente más me han gustado, Babia, Las Batuecas y los cerros de Úbeda.

Aún queda sol en las bardas (apuntes para pensar Castilla). Avelino Hernández.

Así describe el historiador Julio Valdeón al autor: “Para quienes lo conocen sobran todas las palabras de presentación. A los otros habrá que decirles que Avelino Hernández es, ante todo, un castellano de pura cepa (soriano, para más señas) que ama apasionadamente a su tierra y que lucha denodadamente por su recuperación, poniendo al servicio de esta empresa su talento, que es mucho, y su pluma, brillante e incisiva (Prólogo de Julio Valdeón para “Aún queda sol en las bardas”, 1983).
Y nadie podría decirlo mejor.

Lo primero que pensé cuando conocí la obra de Avelino Hernández fue ¿cómo he podido tardar tanto en conocer a este maravilloso autor? y peor aún, siendo de Soria ¿Por qué no lo había leído hasta ahora? Debo decir que lo conocí a raíz de leer a Julio Llamazares, quién siempre encuentra un hueco para recordarlo.

Fiel defensor, pero también crítico con  su tierra, en “Aún queda sol en las bardas” nos contagia su entusiasmo por sacar Castilla y León de la desidia, el olvido, la rutina y la pobredumbre cultural en la que se ha visto inmersa en los últimos tiempos. Pero deja claro que con quejarse no vale, hay que buscar soluciones… y él tiene esperanza.

“Un serio reto, pues, para quienes se ocupan de hacer Castilla royendo el hueso de levantar en ella un sólido soporte intelectual y cultural” (Avelino Hernández).

Este libro se editó en 1983 a raíz de la formulación del Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Es una gozada leer las descripciones, historias y reflexiones de Avelino Hernandez con un vocabulario exquisito en el que se potencia la lengua castellana; en el que se proyecta su entusiasmo  y admiración por estas tierras . ¡Qué mejor manera para entender la Historia que leer los testimonios de primera mano! y ¡qué triste comprobar que nada ha cambiado”. Treinta y tres años después esta región sigue siendo sinónimo de olvido, dejadez y pobredumbre.

Gracias Avelino por contagiar tus valores y esperanzas, magnífico legado.

foto_avelino5

Avelino Hernandez. Fotografía: avelinohernandez.com

 

Los besos en el pan. Almudena Grandes.

Debo reconocer mi admiración por Almudena Grandes, como escritora y como mujer, de la que no me pierdo ni uno solo de sus artículos de opinión en El País. Defensora de los derechos sociales, feminista y concienciada con los valores humanos, hoy en día escasos.

Aunque se le conoce por sus novelas de temática histórica (el Franquismo), en este caso su ultima publicación “Los besos en el pan” es un llamamiento al reconocimiento de la cruda realidad, la crisis (económica y moral) que estamos viviendo. A través de varias historias cotidianas  que suceden en un barrio de Madrid, la autora nos muestra las necesidades en las que están sumergidas el común de las personas en España.

Se trata de una crítica constructiva al momento que estamos viviendo, pero también es una alabanza al heroísmo de todas aquellas personas que luchan cada día por superarse, por ayudar a los demás y por valorar por encima de todo lo más importante en esta vida, las personas.

Emocionante, cercana y real, aconsejo esta novela a todos los lectores, amantes de la Literatura y de los valores de la Humanidad.

Y como no podía ser otro modo, agradecer a mi amiga Teresa su magnífico regalo 🙂

12473629_812614872184292_6426372736225555203_o

¡Gracias Teresa! qué suerte tener amigas como tú 🙂

 

 

Enlaces de interés:

Mancomunidad del Curueño 

El río del olvido.com

Avelino Hernández

Artículos:

http://www.elcultural.com/noticias/letras/Atlas-de-la-Espana-imaginaria/8602

http://verne.elpais.com/verne/2016/01/05/articulo/1452012014_529185.html

http://www.heraldodesoria.es/noticias/soria-magacin/2016/01/08/rimpego-reedita-donde-vieja-castilla-acaba-del-soriano-avelino-hernandez-697214-1551024.html

 

Publicado en Literatura | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Mujeres de batalla

Con motivo del Día Internacional de la Mujer suelo escribir un pequeño artículo para conmemorar la lucha de las mujeres por la igualdad. Este año lo vuelvo a hacer por esa necesidad que todavía hoy tenemos más de la mitad de los seres humanos en el afán de recuperar un lugar equitativo en el mundo.

Generalmente se atribuyen al hombre y a la masculinidad valores como la fuerza, la honradez, el honor y la valentía. Curiosamente toda categorización cultural a lo largo de la Historia ha sido definida por los varones en su pugna por el poder y el predominio social, dejando a la mujer relegada al ámbito de la dependencia y la debilidad.

En este sentido, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer pude disfrutar de una maravillosa conferencia ofrecida por la profesora Ana García Arrroyo (“Madre India: una celebración del principio femenino“) en el que explicaba y realzaba los valores de la feminidad, aquellos que deberían predominar en el ser humano como la equidad, la empatía, el respeto o la tolerancia.

Al contrario de lo que históricamente se ha entendido como fuerza y valentía, en mi opinión ligada a la “fuerza bruta”, característica de lo masculino, comprobamos cada día que la verdadera resistencia y valentía es la que muestran las mujeres yendo a contracorriente de las imposiciones tradicionales a través, por ejemplo, de esa “polivalencia femenina” a la que nos vemos obligadas.

A lo largo de la Historia ha habido, y hay, numerosas mujeres guerreras, luchadoras, sin miedo a caminar en contra de lo establecido, convencidas del cambio necesario para la Igualdad, exponente al fin y al cabo de la moral acorde a la humanidad.La fortaleza realmente representa la defensa de unos valores necesarios y comunes a todos los seres humanos. Por eso este post quiere conmemorar a todas aquellas mujeres  que lucharon por un mundo mejor, también en el campo de batalla.

Gerda Taro:

Considerada la primera mujer fotoperiodista. Formó parte de grupos socialistas y obreros. Viajó a España a cubrir la Guerra Civil, donde perdió la vida. (más información en “Fotografías de mujer“).

Fotografia-Taro-frente-Tardienta_EDIIMA20130928_0248_13

Gerda Taro. Fotografía: eldiario.es

Lucía Sanchez Saornil:

Poeta española. Comprometida con la militancia libertaria y el anarcofeminismo. Cortados de raíz los progresos de la II República, ya terminada la Guerra Civil conoce el exilio. Regresa hacia 1941, por el temor a ser deportada a un campo de concentración nazi, para vivir en una España sin libertad.

Que el pasado se hunda en la nada

¡Qué nos importa el ayer! Queremos escribir de nuevo

la palabra mujer

Himno de Mujeres Libres, Lucía Sánchez Saornil .

Tina Modotti:

Fotógrafa, activista y luchadora social en varios países como España y México. Colaboradora del Partido Comunista, durante la Guerra Civil viajó a España, ingresó en las Brigadas Internacionales y en el Socorro Rojo (institución creada para ayudar a los prisioneros de guerra).

tina_modotti

Tina Modotti. Fotografía:  modotti.com

 

 

A todas las Mujeres de batalla, las de ayer y las de hoy ¡Gracias!

Apuntes bibliográficos y enlaces de interés:

Lucía Sánchez Saornil; una vida y una obra alternativas a la sociedad de su tiempo

Poetas del Novecientos : entre el Modernismo y la Vanguardia

La quietud fascinada de Edward Weston y Tina Modotti

Modotti.com

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario